6 Hábitos Mentales para Dejar de Sufrir

sukka

Toda nuestra vida es una relación entre el placer y el sufrimiento.  Una cosa es cierta, hasta que el ser humano no empieza a sufrir, no busca el camino espiritual o la vía hacia la sanación.  Donde el placer termina, comienza el sufrimiento. Aún más, si perdemos el objeto de nuestro placer, nos embarcamos en el camino doloroso y transformador del sufrimiento. En muchos años que he trabajado en el mundo de yoga y meditación, encontré que la mayoría de mis alumnos comenzaron a practicar el yoga en los momentos críticos de su sufrimiento  tales como el divorcio, la muerte de un ser querido, la perdida de trabajo, un mal estado físico, la obesidad, los conflictos familiares y las enfermedades.

Con respeto al tema, quiero compartir una analogía hecha por uno de mis profesores de Ayurveda & Filosofía de yoga en Tailandia sobre la relación del sufrimiento y el placer. Tomando en clase un jugo verde lleno de pepinos, acelga, espinaca, jengibre y espirulina y poniendo una cara de asco, nos dijo: “Ven estudiantes, cuando tomo este jugo, sufro por el sabor terrible que tiene para obtener más placer de un cuerpo sano en el futuro. Por otra parte si tomara una botella rica del vino tinto, sentiría placer en el momento para después sufrir del mal estado mental y físico.”

Sus palabras siempre me recuerdan de la relación cercana y co-dependiente del placer y sufrimiento.  Mientras más placer sentimos,  más sufriremos en el futuro. No es sorprendente que algunas parejas ya desde el principio de su relación comienzan a sufrir por el miedo a no perder el amor que tienen, o que en la primera semana de las vacaciones en una isla tropical ya tristemente pensamos que pronto se acabará el placer volviendo a nuestra realidad.

Una de las preguntas grandes de la filosofía de yoga es cómo salir de este círculo vicioso de sukkha (placer) y dukha (sufrimiento).

La respuesta es simple (en teoría) – el desapego. El desapego de todo lo que me da placer y el desapego de lo doloroso, comprendiendo que los dos estados van a pasar en algún momento. Eso no significa que tenemos que vivir en modo “zombi” llenos de apatía e ignorancia por el mundo, sino que aprender cómo mantenernos en el momento presente y sentir todo el poder del ahora.  Aquí están algunas de las formas de cultivar el desapego:

  1. Cultiva la práctica de meditación como la forma de quedarte en el momento presente. La mente tiene la tendencia de preocuparse por el futuro o deprimirse por el pasado aunque el único momento que existe es el de ahora.
  2. Expresa tu gratitud por toda la experiencia en tu vida, la placentera y la dolorosa. Si aceptas lo desagradable en tu vida como la parte integral de ella, menos sufrirás cuando se acaba algo que te produce placer.
  3. Acepta la impermanencia de la vida y que todo tiene su comienzo y termino.
  4. Tenga compasión para los demás. Es fácil caer en la ansiedad del ego que nunca está completamente feliz y te hace creer que siempre necesitas algo más. Cuando tu atención cambia hacia el ayudar a los demás tu ansiedad desaparece.
  5. Encuentra tu misión y haga pasos diarios para lograr tus sueños pero no te fijas en el resultado sino que el proceso. La vida casi nunca resulta exactamente como hemos pensado.
  6. Ten fe en el flujo de la vida y acepta que eres pequeño antes de ella. La humildad es una de las mejores formas de callar el ego que depende de los méritos y placer y condena el fracaso.

 

¿Somos realmente tan “buenos” o sufrimos del Síndrome del Complaciente?

 

yes-man-review-L-bZreNw
¿Qué dice la filosofía del yoga sobre eso?
Uno de los dos principios más importantes en la filosofía del yoga son Ahimsa que en Sáncricto significa no violencia y respeto de la vida y Satya que se refiere a la sinceridad y honestidad.
Muchas veces, eso se interpreta como si siempre tuviéramos que actuar de buena forma para no dañar nuestro entorno. Sin embargo, a veces al no dañar a los demás, podemos hacer daño a nosotros mismos. Esto es muy común en la gente que sufre del Síndrome del Complaciente, el cual es una forma adictiva de nunca decir “no” a algo que no nos gusta, de intentar de acomodar a los demás antes que nosotros mismos por el miedo de no caer mal a los demás o estar excluidos. En el fondo, esto es una forma excesiva de preocuparse de lo que piensan los demás de nosotros. De esta forma no nos atrevemos a rechazar las extras tareas en el trabajo que no nos corresponden, aguantamos maltrato, no nos quejamos cuando nos cobran extra por algún servicio sin explicación, sufrimos de perfeccionismo, y tenemos miedo de luchar por lo que nos pertenece o simplemente defender nuestro espacio privado. Simplemente decimos “SI” a todo y luego pasamos por disonancia cognitiva que se parece a una tortura mental de sentimientos opuestos. A primera vista este comportamiento se puede ver como una señal de ausencia del Ego (que también se glorifica mucho en las filosofías del Oriente) y altruismo, pero en realidad es una señal del otro extremo del Egoísmo – la necesidad de ser aceptado y amado por todos, en vez de actuar con honestidad con uno mismo. Al no poner límites y ser asertivo uno no puede actuar en forma sincera ya que a nivel subconsciente, el síndrome de Complaciente trae mucho resentimiento interno que nos hace daño. Y si hay resentimiento detrás de nuestros hechos, no estamos actuando con el corazón abierto sino que del Ego y codependencia.

Ahimsa y Satya se refieren al respetar y ser sincero con uno mismo y de igual forma con los demás. Luego, si uno se embarca en el camino maravilloso del yoga y ha sufrido mucho de lo anterior, encontrarse con su propia verdad y poner los límites con los demás (con amor) es la mejor forma de crecer y evolucionar aunque se trate de la familia o amigos de uno.
A partir de lo anterior, surge una nueva pregunta: “¿Cómo saber si estoy actuando con amor o con la necesidad adictiva de complacer? Cuando cerramos los ojos en la meditación y nos preguntamos, ¿Me está trayendo paz y amor esta decisión? Si la respuesta es sí y se siente felicidad, es una buena señal.
Por otra parte, cuando estamos entregando o haciendo algo desde el amor, no debemos esperar la vuelta condicional. Lo que si es cierto es que la manera segura de hacernos infelices es tratar de hacer felices a TODOS.
En todo caso, es un camino largo de aprendizaje en cual se necesita mucha paciencia, introspección, práctica meditativa y amor hacia uno mismo.

Yoga & Espiritualidad – “Los Pies en la Tierra y la Cabeza en el Cielo”

head-in-the-clouds

¿Cuantas veces han escuchado frases tales como: “Sólo hay que mantener la paz interior”,  “Hay que sincronizarse con la energía universal y permitir que todo fluya en nuestras vidas”, “Nosotros atraemos lo que pensamos”, “Te pasan cosas negativas por el bloqueo de los chakras”, “Tengo mal karma” etc.?

Pero si son muy sinceros con Ustedes mismos e intentan comprender que es lo que significa “el bloqueo de chakras”, “La conexión con el Universo” y la “ley de atracción” es muy probable que no van a poder  internalizarlo en una forma sistemática y coherente.

Es justo por eso que las comunidades espirituales y del yoga se han convertido en una “zona gris” cuando se trata de su comprensibilidad y credibilidad. Hay muchas contradicciones entre las varias enseñanzas del yoga, meditación y métodos de sanación. Esto no (siempre) significa que se trata de charlatanería sino que, de convicciones ilusorias, falta de información precisa y  pensamiento crítico. En la India misma,  de donde viene la ciencia ó filosofía  de yoga, hay escuelas que basan su enseñanza en investigación científica y por otra parte unas que venden “espiritualidad” sin muchos fundamentos reales. Acuérdense solamente de todos los escándalos con varios “gurús”  en los últimos años y sus trucos con el propósito de engañar la gente. Entonces como interpretar y entender estos conceptos tan populares y al mismo tiempo tan abstractos?

Aquí están algunos de los ejemplos:

  1. “Tengo un bloqueo de los chakras.”

Lo usan desde los tarotistas, videntes, maestros de kung fu y tai chi hasta los sanadores energéticos, yoguis y nuestras tías.  Pero ¿Qué son los chakras?  En su definición  más básica son un mapa energético del cuerpo que describe los centros de energía como ruedas ó vórtices directamente relacionados con nuestro sistema nervioso, conciencia y bienestar. En sánscrito, chakra significa “la rueda de luz” y aunque se habla de 7 centros claves en el cuerpo, hay varios más que se encuentran debajo del Muladhara (el chakra raíz) que se relacionan con las vidas más primitivas del pasado. Hay escuelas distintas del yoga donde unas, si, ponen más énfasis en el cuerpo energético con los chakras y los nadis (los 72 000 canales etéricos en el cuerpo), pero otras no, por la falta de evidencia científica sobre la existencia de los mismos. Sin embargo hay una asociación fuerte entre el sistema endocrino y los chakras. Entonces ¿Cómo entender la complejidad del nuestro cuerpo y su sanación cuando hay un desorden?   Según mi opinión, la mejor manera es integrar la fisiología occidental con los conceptos del cuerpo energético como guía. Lo más importante es que nuestro bienestar requiere un equilibrio mental y físico a través de la alimentación sana, actividad física como el yoga, fitness o deportes, la sintonía y amor en nuestras relaciones, el tiempo libre para nosotros, etc. Si logramos esto, queda poco relevante la interpretación del nivel en cual ocurrió la sanación: porque lo más probable es que ocurra armonía en el  nivel físico, mental, emocional  y energético. Somos una totalidad de varios niveles de existencia.

  1. “Tengo un mal karma.”

En estos días hay una moda global de adoptar este concepto que es fundamental en varias religiones y filosofías orientales. En nuestra comunicación diaria, usamos el concepto de karma para justificar mala suerte, malos ratos y destinos desafortunados. La filosofía del yoga habla de 3 tipos del karma. Uno es de las vidas pasadas (que todavía no sabemos con certeza si existen o no), el segundo se refiere al karma de nuestra familia: es decir el destino de la familia basado en las acciones de los miembros. El tercero se refiere a nuestra propia dinámica de acción / reacción en esta vida. ¿Pero es realmente útil preocuparse con el tema de karma? Sí y No.  Digo Sí porque, así desarrollamos conciencia de que nuestras acciones de ¨aquí y ahora” afectan lo que nos va a pasar más adelante y la forma en que impacta a los demás.   Yo personalmente veo este aspecto de “la ley de Karma” como una oportunidad de evolucionar como seres humanos y marcar una diferencia en la vida de los demás.  También digo “Sí” cuando se trata de aceptar el karma de nuestra familia, tal cual. Mucho sufrimiento familiar se puede sanar a través de las Constelaciones Familiares. Si una tragedia o patrón negativo se repite a través de muchas generaciones, hay que buscar la respuesta en la conexión con nuestros ancestros, es decir, dentro de nuestro sistema familiar. Por otra parte, buscar información sobre nuestras “grandes” vidas pasadas como una forma de gratificar el EGO, creo que no nos sirve mucho para el desarrollo propio. Aunque sea interesante, pienso que nos lleva lejos de la realidad: es como un escape para no tener que enfrentarnos con lo que es “aquí y ahora” (es solamente mi opinión según la experiencia con varios alumnos  y según mi propio camino espiritual).

  1. “¡Puedo atraer todo lo que quiero!”

Yo personalmente prefiero la expresión “Yo atraigo lo que necesito en mi vida.” El verbo “querer” viene muchas veces del ego: “Quiero ser famoso”, “quiero tener más dinero” “quiero ser más delgado”, etc.  También el ser humano cuando se deja  llevar por los deseos egoístas, nunca deja de querer más. Nuestros deseos son insaciables  y nos dan una sensación de carencia en el presente.  Además, si en el nivel subconsciente uno no cree que merece el cumplimiento del deseo, las afirmaciones positivas no van a funcionar.  Por otra parte, la transformación pasa cuando  somos capaces de aceptar nuestra realidad tal como es y decir gracias para cada momento de nuestra vida – viendo que ya tenemos lo que necesitamos.

  1. “Si soy espiritual, tengo que mantener mi paz interior todo el día.”

Es como decir que nunca debería llover, nevar o haber  periodos de temblores, vientos, incendios,  etc. Sí, en un mundo perfecto seria así, pero en la realidad, sabemos que es una utopía. Tomar  conciencia sobre nuestras vidas, acciones y reacciones es lo que en el fondo significa “espiritualidad”. Hablar de conexiones con mundos superiores, conciencia elevada, conexión con el espíritu o nuestra iluminación muchas veces sirve como escape de la realidad.  La verdad es que nuestra naturaleza es lejos de la perfección. De repente sentimos tristeza, ira, culpa, miedo, celos, envidia o simplemente tenemos el impulso de reaccionar a las condiciones del entorno. ¡Está bien así!  No tenemos que sentir paz todo el tiempo. Sería poco natural no reaccionar si alguien intentara de asaltarnos. ¿No cierto?  Lo que podemos hacer en estos momentos “desequilibrados”,  es tomar conciencia de lo que está pasando en nuestro cuerpo. ¿Qué pasa con la respiración? ¿Tienen calor o frió? ¿Hay un “nudo” en el estómago?   En realidad, la mayoría de nuestras reacciones de hoy son un patrón que se formó en la infancia, la pubertad o desde hace unos años. La filosofía del yoga  describe estas “imperfecciones” de la mente humana en forma de Samskaras que en Sánscrito significa “las impresiones”.  Se considera que estas impresiones generan nuestro carácter , actitud y pensamientos ya desde la infancia.  Es justo por eso que el camino del yoga requiere amor y aceptación incondicional para superar todos nuestros traumas, miedos, malos recuerdos y experiencia desagradable.  De hecho, es el sufrimiento que nos enseña a ser más amorosos, humildes y agradecidos.

  1. “Hay que sincronizarse con la energía Universal”

Perfecto, pero ¿cómo lo hago? La energía Universal, El Dios (o Los Dioses en algunas religiones), la Naturaleza, etc. son realmente conceptos que usamos para hablar de lo que sentimos cuando estamos aterrizados de verdad, con claridad  mental y paz emocional. Esta sensación se puede manifestar practicando meditación y yoga, estando en la cima de un cerro ó en algún santuario, caminando por la playa ó estando en sintonía con nuestra pareja. En el fondo,  estamos describiendo un estado interior que nos ayuda a vivir en forma contenta, llena y armónica.  Sí, hay técnicas de yoga que podemos aplicar u otros métodos, pero esta “sincronicidad ” proviene de nosotros.  Además,  muchos maestros dicen que hay que “entregarse al Universo”. Más que algo místico, es el hecho mental de dejar de controlar nuestra vida (y muchas veces la vida de los demás) y relajar nuestro sistema nervioso para que todo fluya.  Es la fuerza y sabiduría de confiar en la vida y entender que somos “las pequeñas gotas en el grande sistema del océano.”

 

 

Las Creencias Erróneas más Comunes sobre el Yoga

yoga-2959213_960_720

El yoga no es una competencia de gimnasia, y su objetivo tampoco es convertirse en un “elástico”. Mientras que algunas personas son naturalmente más flexibles que otras, desde luego, no debe ser una razón para no practicar yoga, si usted no pertenece a ese grupo. Este es la convicción errónea  más común sobre el yoga con la cual  me he encontrado en los últimos años, pero existen otros ejemplos:

 

  1. “No tengo la flexibilidad para practicar el yoga”.

Las posiciones en yoga ó Asanas, tienen como objetivo principal calmar el flujo de los  pensamientos centrando la atención en la propia respiración y en uno de los puntos focales llamados “drishti” (la dirección de la mirada). De ahí que, si Usted logra tomar conciencia de su respiración y desarrolla la concentración y paciencia durante el ejercicio, la flexibilidad seguirá por sí misma a largo plazo y con práctica continua. Es decir, su cuerpo logrará la flexibilidad de acuerdo con su constitución y habilidades físicas.

 

  1. “El yoga es contrario a mi fe”

 

Nada podría estar más lejos de la verdad. En primer lugar, el yoga no es una religión, sino un sistema antiguo para mejorar la salud, la calidad de vida y la conciencia. Por lo tanto, cuando se practica correctamente y de forma comprometida, uno es capaz de comprender mejor su fe a través de una mayor conciencia propia.

 

  1. “Soy demasiado impaciente para el yoga, necesito algo más dinámico”

 

Si Usted  dijó algo así después de su primera clase de yoga, felicitaciones, usted es el candidato ideal para inscribirse en las clases. A través de la práctica de esta maravillosa antigua  disciplina Usted puede desarrollar la paz interior, paciencia y eliminar el estrés acumulado. Además, con toda la energía positiva y concentración entrenada, disfrutará más de otras  actividades físicas y deportes, como correr, aeróbicos, CrossFit ó jugar al fútbol! Se sorprendería de la cantidad de sudor después de una clase de Power Flow Yoga ó Ashtanga Vinyasa Flow.  Es muy común en estos días, que los deportistas profesionales practiquen yoga para lograr un mejor resultado y optimizar su condición física y mental

 

 

 

  1. “Todos los yoguis son charlatanes y los gurús son falsos”

Como en toda disciplina, el yoga no está exento de profesionales que carecen de idoneidad. Sin embargo,  se debe aprender distinguir entre lo que es confiable de lo que no lo es. Esta es quizás la pregunta más importante y confusa en la época actual cuando existen tantos programas de yoga, comunidades espirituales y maestros con varias enseñanzas, por lo que todo el “mercado” espiritual le puede generar confusión. Aunque mi propia experiencia en el camino de auto-desarrollo, extendido por Europa, Asia y América del Sur,  ha incluido el aprendizaje por maestros verdaderos y sinceros,  también he encontrado una cantidad de (auto-proclamados) gurús falsos detrás de quienes se escondía un gran interés material, el deseo de fama y la dominación de seguidores.

 

¿Cómo protegerse y asegurarse de que un maestro yoga es creíble?

  • Mi intuición es el mejor indicador de si estoy frente a un buen maestro. Simplemente lo necesario para sentirse cómodo y bienvenido en una clase. Si se siente lleno de energía positiva después de la clase, entonces está en un lugar correcto!
  • El verdadero maestro “no vende” la filosofía del yoga como su propia invención sino que siempre destaca las referencias de sus maestros y toda la bibliografía.
  • Los grandes maestros tratan a sus asistentes con respecto, así como a todos los estudiantes.
  • Los buenos maestros dan instrucciones claras sobre la ejecución de los ejercicios sin sugerir la iluminación ó cualquier ideología (corra por su vida si su maestro le sugiere abrir su “tercer ojo” durante la clase J)
  • El maestro auténtico ha desarrollado su propia práctica y la enseña desde su propia experiencia. Según la ética yógica, el maestro sólo puede enseñar lo que él mismo comprende bien.
  • Un buen maestro de yoga muestra respeto para otros maestros y diversos estilos de yoga. Aunque el yoga es para todos, no todos los estilos son para todos. Yoga sin duda implica el respeto por los demás como una gran virtud de auto-desarrollo.

 

 

 

7 Beneficios de Yoga

 

people-2573216_960_720La filosofía del yoga se centra en gran medida en derrotar a las impurezas del cuerpo y la mente que implica la necesidad de establecer  una práctica constante y continua. Aunque en un extremo, muchos siguen considerando  el yoga como un “régimen de ejercicios para aumentar la flexibilidad”, o al otro extremo como una “religión rara que lava el cerebro”, en realidad es un sistema cuidadosamente diseñado para la auto-desarrollo y la mantención  de niveles óptimos de salud.

¿Qué virtudes  pueden desarrollarse a largo plazo a través de la práctica continua del yoga?

1.Mejor uso de la intuición

Practicantes dedicados  del yoga  utilizan su cuerpo como un  instrumento-detector  para determinar si un determinado alimento, medio ambiente, persona, la actividad física o la decisión importante complementan o dificultan su bienestar. Mediante la práctica del yoga nos podemos permitir actuar de acuerdo con nuestra intuición o verdadero ser. Muchos de nosotros hemos experimentado un giro completo de la vida simplemente por inmersión en la práctica.

 

2. La aceptación de la impermanencia

 

El yoga nos permite observar  nuestros pensamientos (que manifiestan nuestro estado emocional) sin juicio, pero en cambio, con la aceptación de su transitoriedad – si producen una sensación de placer o malestar. Por otra parte, el yoga implica la naturaleza transitoria de los aspectos de toda la vida y por lo tanto la práctica y la filosofía de este antiguo sistema de apoyo a una actitud de desapego y no acaparamiento. Nada dura para siempre y nada es verdaderamente nuestro en este mundo.

3. Un estado de bienestar a largo plazo-

 

A diferencia de la medicina occidental convencional que se centra principalmente en la enfermedad y como tal intenta combatir los síntomas aislados, el yoga promueve un equilibrio general del cuerpo, mente y espíritu. De hecho, Ayurveda, la ciencia hermana del yoga contiene la creencia de que el ser humano en su esencia nace para estar saludable y en buena forma física, pero debido al ambiente, mala elección de la nutrición o estilo de vida, así como una acumulación de subproductos tóxicos en el cuerpo (también conocido como AMAS), puede alterar su estado de salud.

4. La paciencia

 

Practicar las técnicas de yoga nos enseña a ser pacientes, ya que se necesita mucha práctica, la auto-disciplina y la aceptación de nuestras limitaciones mentales y físicas. También, la mente tiene una tendencia a saltar desde el pasado hacia el futuro en lugar de permanecer en el momento presente (el presente es el único momento real ya que el pasado y futuro son un recuerdo y una proyección incierta, respectivamente).

 

5.   Confiar en nuestro interior para resolver problemas del exterior

 

El yoga crea grandes cambios internos que se reflejan en las circunstancias externas. Cuando cambiamos nuestra actitud y perspectiva, todo lo que nos rodea cambia. Alcanzar este nivel de conciencia requiere mucho trabajo y madurez ya que nuestra tendencia natural es responsabilizar al medio ambiente por  cualquiera de nuestras desgracias. De hecho, nuestra realidad se crea como resultado de nuestros patrones de pensamiento, para bien o para mal.

 

6. Audacia

 

Yoga nos exige enfrentar a nuestros miedos y debilidades con el fin de acceder a nuestros puntos fuertes. A través de todos los desafíos de este antiguo sistema,   uno aprende  a amarse a uno mismo tal como es,  en un nivel físico y mental, y como gradualmente  vencer sus propios límites y miedos para vivir con más  felicidad, tranquilidad y bienestar.

 

7. La habilidad del usar el corazón (inteligencia superior) sobre el ego.

 

Muy a menudo, las normas sociales nos presionan a renunciar a nuestra autenticidad o incluso ocultar nuestras verdaderas creencias y deseos. Mentimos para evitar situaciones incómodas o tomamos  cualquier medida para evitar la humillación y la vergüenza, ya que el ego aborrece cualquier cosa que hará que se vea menos que perfecto. Con frecuencia, la ambición y la necesidad de reconocimiento provienen de una motivación egoísta. Sin embargo, una vez que nos conectamos con nuestro  interior verdadero, se vuelve insoportable el no vivir de forma honesta  natural. Para muchos yoguis modernos, vivir con autenticidad significaba renunciar a sus puestos de trabajo de oficina de tiempo completo, terminar  las relaciones disfuncionales, y dejar de vivir de acuerdo a lo que la sociedad esperaba de ellos. En vez de esto, se dedicaron a reencontrar su verdadera misión en la vida y tener éxito para sentirse  con un corazón lleno. El corazón, o sea su ser interior, nunca se puede equivocar.