La Dieta del Yogi

shutterstock_540997561-min

¿Como lograr paz y equilibrio a través de la dieta?

Se dice que nunca se debe discutir sobre la política, los gustos y la religión. Yo agregaría, ni sobre las preferencias de dieta.  Los amantes de la carne voltean sus ojos cuando un vegano empieza a imponer sus recetas con semillas y agua de coco, y al mismo tiempo los vegetarianos no se dejan de sorprender de la poca consciencia que tiene la gente carnívora. Y si eso no fuera suficiente, siempre han existido las  polémicas entre los vegetarianos que son leales a la dieta cruda y los que se alimentan en forma macrobiótica, lacto-vegetariana, etc. Y no quiero ni hablar sobre las guerras online entre los varios nutricionistas auténticos, los deportistas, información contradictoria disponible en  internet. Sin embargo, aún no sabemos si el aceite de coco es bueno o malo. Una cosa es cierta, nuestra nutrición es un tema bien personal y directamente vinculado con nuestras emociones, niveles de energía, estado mental y físico y también – con nuestra cultura. Rechazar el arroz en Asia es visto como una falta de respeto, aunque uno dedique su dieta a bajos carbohidratos. En Chile y Argentina, un asado es una manera de compartir tiempo con la familia y amigos. Así, a veces lo que la sociedad impone es difícil de sobrepasar para seguir un camino propio y consciente.

Una cosa es cierta, si se sienten livianos, aterrizados y con ganas de conquistar el mundo, lo más probable es que su nutrición sea equilibrada. Si se sienten amargos, pesados, deprimidos, irritables, flojos o tienen la tendencia de ganar peso fácilmente, se debe revisar bien su régimen de alimentación –  quizás con un nutricionista oficial.

Sin embargo, es interesante la mirada yógica sobre la relación de comida y nuestro cuerpo.

En Yoga y su ciencia hermana Ayurveda, se dice que la nutrición que apoya la práctica de yoga tiene que ser Sáttvica. Sattva se refiere a la calidad sutil encontrada en toda la naturaleza. Toda la naturaleza es compuesta por 3 calidades conocidas como GUNAS – SATVA, TAMAS & RAJAS. Se puede decir que las gunas en nutrición funcionan según el principio “Eres lo que comes”.

SATTVA

Por lo tanto, la comida sáttvica  promueve una mente clara, un buen metabolismo,  alegría, un cuerpo ligero y lleno de energía vital.  La dieta sáttvica es compuesta  principalmente de comida vegetariana fresca, jugosa y nutritiva, ya sea cocida o cruda, pero siempre fácil de digerir y hecha con amor. Este tipo de alimentación también está libre de aditivos y conservantes, por lo que usualmente incluye verduras, frutas, legumbres, cereales integrales, la miel, semillas  y jugos frescos, entre otros.

TAMAS

Tamas es un estado de oscuridad, inercia, inactividad y materialidad.  De ahí que los alimentos tamásicos incluyen carnes preservados, champiñones, alcohol, tortas, pan  y  básicamente todos alimentos que  se tratan químicamente, se procesan o se refinan.  Una dieta tamásica destruye la capacidad del cuerpo para auto-sanarse y a largo plazo es muy dañina. En nivel mental la comida tamasica produce flojera, inercia, rabia y falta de claridad mental.  Por ello que comer en exceso es un ejemplo de comportamiento tamasico.

RAJAS

Rajas es un estado de energía, acción, cambio y movimiento. La naturaleza de rajas es de atracción,  y apego y rajas nos une fuertemente a los frutos de nuestro trabajo. Los alimentos rajásicos incluyen alimentos fritos, picantes y estimulantes, ajo, chocolate, cafeína, azúcar, carne y pescado entre otros. Tabaco también cae en la categoría de rajas. La Comida rajasica aumenta egoísmo, agresión, la tendencia de controlar el resto, e insomnio.

Para concluir, Sattva es un estado de armonía, equilibrio, alegría e inteligencia. Sattva es el guna que el yogui  logra a medida que reduce rajas y tamas y así hace posible la liberación. Para aumentar sattva, reduzca tanto rajas como tamas, coma alimentos sáttvicos y disfrute de actividades y ambientes que producen alegría y pensamientos positivos.

Lo que me di cuenta después de muchos años de practica del yoga, es que, para llegar a la percepción profunda de la relación entre nuestro estado de animo, físico y mental uno tiene que “volver” al momento presente y saber a escuchar y observar los señales corporales.  Esta sensibilidad corporal y mental se aumenta a través de una práctica continua y dedicada.

Para más info sobre nuestros programas del yoga visite suvitayogabienestar.com

 

Yoga para mi Peso Ideal

yoga-and-nutrition-2-500x220

Aunque la práctica del yoga nunca fue diseñada como herramienta para perder peso, ni para  obsesionarse por la apariencia física y el peso corporal, ser diligente en su práctica y tomarla de la manera más integral ayudará a alcanzar y mantener su peso ideal. A lo largo de mi vida como bailarina en el pasado, profesora de danza y hoy como profesora de yoga, me he encontrado con muchos bailarines y otros artistas que han luchado con la presión de tener el peso corporal ideal. El estrés para estar “delgado/ delgada” se refleja en experimentos con varias  dietas de moda, en caer en círculos viciosos de pasar por hambre / atracones y luego en experimentar fluctuaciones en el peso, el estado de ánimo y la autoestima general. Está de más decir que estos patrones pueden traer  una variedad de complicaciones de salud, tales como la obesidad, la anorexia, bulimia, problemas cardiológicos, trastornos del sistema nervioso entre otros. He descubierto que, aunque ciertas profesiones, como ballet, gimnasia o modelaje proporcionan el terreno más  fértil para el desarrollo de trastornos alimentarios, la causa principal de cualquier tipo de desorden, ya sea el sobrepeso o la anorexia, se debe a la falta de conexión interna adecuada. Por supuesto, la vida a menudo impondrá factores externos y desafíos que causan “desconexión”, pero podemos superar estos obstáculos estableciendo una relación sana con nuestro Ser, basada en el principio yógico de  Ahimsa: el concepto de no violencia que cultiva amor, respeto y buena intención hacia uno mismo y los demás.

Aquí es donde la práctica del yoga viene como una respuesta a las oraciones de uno en términos de desarrollar un vínculo saludable con uno mismo, una actitud positiva hacia el cuerpo y la intuición que nos ayuda a tomar decisiones de vida más sabias. (¡No es de extrañar que tantos bailarines y gimnastas se convirtieran en profesores de yoga!). Personalmente,  la práctica de yoga me ayudó a agudizar mi intuición en términos de elegir los alimentos correctos y su cantidad, y distinguir entre la necesidad fisiológica real y el ansia. Además, si la práctica se toma de la manera correcta, el foco estará en lo interno y no en el cuerpo físico superficial, que es otro síntoma de no solo las profesiones mencionadas anteriormente, sino también de la presión social de tener que ser delgados, especialmente las mujeres. Al desarrollar un enfoque interno y aprender a aceptar las cosas tal como son, y a nosotros mismos tal como somos, abrimos la puerta de entrada a la transformación y la fuerza sorprendente.

Habiendo dicho eso, la práctica de Asana hace maravillas en nuestro instrumento vital: nuestro cuerpo, ya que tonificará los músculos, mejorará nuestra postura, construirá nuestro core y mejorará nuestra forma física general. Además, practicar en forma regular y correctamente cambia los patrones de la mente y alivia el sistema nervioso. Por lo tanto, el comer por el desequilibrio emocional,  por el estrés, por la depresión o cualquier otro trastorno a nivel mental, sin duda disminuirá y nos traerá un estado de equilibrio interno, fuerza y ​​bienestar. En consecuencia, aunque mantener un peso saludable involucra comer sabiamente y elegir frutas y vegetales en vez de azúcares refinados, así como hacer ejercicio regularmente, al practicar yoga obtendremos una comprensión más intuitiva de lo que nuestro cuerpo y  mente realmente necesitan para estar sanos y felices