6 Hábitos Mentales para Dejar de Sufrir

sukka

Toda nuestra vida es una relación entre el placer y el sufrimiento.  Una cosa es cierta, hasta que el ser humano no empieza a sufrir, no busca el camino espiritual o la vía hacia la sanación.  Donde el placer termina, comienza el sufrimiento. Aún más, si perdemos el objeto de nuestro placer, nos embarcamos en el camino doloroso y transformador del sufrimiento. En muchos años que he trabajado en el mundo de yoga y meditación, encontré que la mayoría de mis alumnos comenzaron a practicar el yoga en los momentos críticos de su sufrimiento  tales como el divorcio, la muerte de un ser querido, la perdida de trabajo, un mal estado físico, la obesidad, los conflictos familiares y las enfermedades.

Con respeto al tema, quiero compartir una analogía hecha por uno de mis profesores de Ayurveda & Filosofía de yoga en Tailandia sobre la relación del sufrimiento y el placer. Tomando en clase un jugo verde lleno de pepinos, acelga, espinaca, jengibre y espirulina y poniendo una cara de asco, nos dijo: “Ven estudiantes, cuando tomo este jugo, sufro por el sabor terrible que tiene para obtener más placer de un cuerpo sano en el futuro. Por otra parte si tomara una botella rica del vino tinto, sentiría placer en el momento para después sufrir del mal estado mental y físico.”

Sus palabras siempre me recuerdan de la relación cercana y co-dependiente del placer y sufrimiento.  Mientras más placer sentimos,  más sufriremos en el futuro. No es sorprendente que algunas parejas ya desde el principio de su relación comienzan a sufrir por el miedo a no perder el amor que tienen, o que en la primera semana de las vacaciones en una isla tropical ya tristemente pensamos que pronto se acabará el placer volviendo a nuestra realidad.

Una de las preguntas grandes de la filosofía de yoga es cómo salir de este círculo vicioso de sukkha (placer) y dukha (sufrimiento).

La respuesta es simple (en teoría) – el desapego. El desapego de todo lo que me da placer y el desapego de lo doloroso, comprendiendo que los dos estados van a pasar en algún momento. Eso no significa que tenemos que vivir en modo “zombi” llenos de apatía e ignorancia por el mundo, sino que aprender cómo mantenernos en el momento presente y sentir todo el poder del ahora.  Aquí están algunas de las formas de cultivar el desapego:

  1. Cultiva la práctica de meditación como la forma de quedarte en el momento presente. La mente tiene la tendencia de preocuparse por el futuro o deprimirse por el pasado aunque el único momento que existe es el de ahora.
  2. Expresa tu gratitud por toda la experiencia en tu vida, la placentera y la dolorosa. Si aceptas lo desagradable en tu vida como la parte integral de ella, menos sufrirás cuando se acaba algo que te produce placer.
  3. Acepta la impermanencia de la vida y que todo tiene su comienzo y termino.
  4. Tenga compasión para los demás. Es fácil caer en la ansiedad del ego que nunca está completamente feliz y te hace creer que siempre necesitas algo más. Cuando tu atención cambia hacia el ayudar a los demás tu ansiedad desaparece.
  5. Encuentra tu misión y haga pasos diarios para lograr tus sueños pero no te fijas en el resultado sino que el proceso. La vida casi nunca resulta exactamente como hemos pensado.
  6. Ten fe en el flujo de la vida y acepta que eres pequeño antes de ella. La humildad es una de las mejores formas de callar el ego que depende de los méritos y placer y condena el fracaso.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.