head-in-the-clouds

¿Cuantas veces han escuchado frases tales como: “Sólo hay que mantener la paz interior”,  “Hay que sincronizarse con la energía universal y permitir que todo fluya en nuestras vidas”, “Nosotros atraemos lo que pensamos”, “Te pasan cosas negativas por el bloqueo de los chakras”, “Tengo mal karma” etc.?

Pero si son muy sinceros con Ustedes mismos e intentan comprender que es lo que significa “el bloqueo de chakras”, “La conexión con el Universo” y la “ley de atracción” es muy probable que no van a poder  internalizarlo en una forma sistemática y coherente.

Es justo por eso que las comunidades espirituales y del yoga se han convertido en una “zona gris” cuando se trata de su comprensibilidad y credibilidad. Hay muchas contradicciones entre las varias enseñanzas del yoga, meditación y métodos de sanación. Esto no (siempre) significa que se trata de charlatanería sino que, de convicciones ilusorias, falta de información precisa y  pensamiento crítico. En la India misma,  de donde viene la ciencia ó filosofía  de yoga, hay escuelas que basan su enseñanza en investigación científica y por otra parte unas que venden “espiritualidad” sin muchos fundamentos reales. Acuérdense solamente de todos los escándalos con varios “gurús”  en los últimos años y sus trucos con el propósito de engañar la gente. Entonces como interpretar y entender estos conceptos tan populares y al mismo tiempo tan abstractos?

Aquí están algunos de los ejemplos:

  1. “Tengo un bloqueo de los chakras.”

Lo usan desde los tarotistas, videntes, maestros de kung fu y tai chi hasta los sanadores energéticos, yoguis y nuestras tías.  Pero ¿Qué son los chakras?  En su definición  más básica son un mapa energético del cuerpo que describe los centros de energía como ruedas ó vórtices directamente relacionados con nuestro sistema nervioso, conciencia y bienestar. En sánscrito, chakra significa “la rueda de luz” y aunque se habla de 7 centros claves en el cuerpo, hay varios más que se encuentran debajo del Muladhara (el chakra raíz) que se relacionan con las vidas más primitivas del pasado. Hay escuelas distintas del yoga donde unas, si, ponen más énfasis en el cuerpo energético con los chakras y los nadis (los 72 000 canales etéricos en el cuerpo), pero otras no, por la falta de evidencia científica sobre la existencia de los mismos. Sin embargo hay una asociación fuerte entre el sistema endocrino y los chakras. Entonces ¿Cómo entender la complejidad del nuestro cuerpo y su sanación cuando hay un desorden?   Según mi opinión, la mejor manera es integrar la fisiología occidental con los conceptos del cuerpo energético como guía. Lo más importante es que nuestro bienestar requiere un equilibrio mental y físico a través de la alimentación sana, actividad física como el yoga, fitness o deportes, la sintonía y amor en nuestras relaciones, el tiempo libre para nosotros, etc. Si logramos esto, queda poco relevante la interpretación del nivel en cual ocurrió la sanación: porque lo más probable es que ocurra armonía en el  nivel físico, mental, emocional  y energético. Somos una totalidad de varios niveles de existencia.

  1. “Tengo un mal karma.”

En estos días hay una moda global de adoptar este concepto que es fundamental en varias religiones y filosofías orientales. En nuestra comunicación diaria, usamos el concepto de karma para justificar mala suerte, malos ratos y destinos desafortunados. La filosofía del yoga habla de 3 tipos del karma. Uno es de las vidas pasadas (que todavía no sabemos con certeza si existen o no), el segundo se refiere al karma de nuestra familia: es decir el destino de la familia basado en las acciones de los miembros. El tercero se refiere a nuestra propia dinámica de acción / reacción en esta vida. ¿Pero es realmente útil preocuparse con el tema de karma? Sí y No.  Digo Sí porque, así desarrollamos conciencia de que nuestras acciones de ¨aquí y ahora” afectan lo que nos va a pasar más adelante y la forma en que impacta a los demás.   Yo personalmente veo este aspecto de “la ley de Karma” como una oportunidad de evolucionar como seres humanos y marcar una diferencia en la vida de los demás.  También digo “Sí” cuando se trata de aceptar el karma de nuestra familia, tal cual. Mucho sufrimiento familiar se puede sanar a través de las Constelaciones Familiares. Si una tragedia o patrón negativo se repite a través de muchas generaciones, hay que buscar la respuesta en la conexión con nuestros ancestros, es decir, dentro de nuestro sistema familiar. Por otra parte, buscar información sobre nuestras “grandes” vidas pasadas como una forma de gratificar el EGO, creo que no nos sirve mucho para el desarrollo propio. Aunque sea interesante, pienso que nos lleva lejos de la realidad: es como un escape para no tener que enfrentarnos con lo que es “aquí y ahora” (es solamente mi opinión según la experiencia con varios alumnos  y según mi propio camino espiritual).

  1. “¡Puedo atraer todo lo que quiero!”

Yo personalmente prefiero la expresión “Yo atraigo lo que necesito en mi vida.” El verbo “querer” viene muchas veces del ego: “Quiero ser famoso”, “quiero tener más dinero” “quiero ser más delgado”, etc.  También el ser humano cuando se deja  llevar por los deseos egoístas, nunca deja de querer más. Nuestros deseos son insaciables  y nos dan una sensación de carencia en el presente.  Además, si en el nivel subconsciente uno no cree que merece el cumplimiento del deseo, las afirmaciones positivas no van a funcionar.  Por otra parte, la transformación pasa cuando  somos capaces de aceptar nuestra realidad tal como es y decir gracias para cada momento de nuestra vida – viendo que ya tenemos lo que necesitamos.

  1. “Si soy espiritual, tengo que mantener mi paz interior todo el día.”

Es como decir que nunca debería llover, nevar o haber  periodos de temblores, vientos, incendios,  etc. Sí, en un mundo perfecto seria así, pero en la realidad, sabemos que es una utopía. Tomar  conciencia sobre nuestras vidas, acciones y reacciones es lo que en el fondo significa “espiritualidad”. Hablar de conexiones con mundos superiores, conciencia elevada, conexión con el espíritu o nuestra iluminación muchas veces sirve como escape de la realidad.  La verdad es que nuestra naturaleza es lejos de la perfección. De repente sentimos tristeza, ira, culpa, miedo, celos, envidia o simplemente tenemos el impulso de reaccionar a las condiciones del entorno. ¡Está bien así!  No tenemos que sentir paz todo el tiempo. Sería poco natural no reaccionar si alguien intentara de asaltarnos. ¿No cierto?  Lo que podemos hacer en estos momentos “desequilibrados”,  es tomar conciencia de lo que está pasando en nuestro cuerpo. ¿Qué pasa con la respiración? ¿Tienen calor o frió? ¿Hay un “nudo” en el estómago?   En realidad, la mayoría de nuestras reacciones de hoy son un patrón que se formó en la infancia, la pubertad o desde hace unos años. La filosofía del yoga  describe estas “imperfecciones” de la mente humana en forma de Samskaras que en Sánscrito significa “las impresiones”.  Se considera que estas impresiones generan nuestro carácter , actitud y pensamientos ya desde la infancia.  Es justo por eso que el camino del yoga requiere amor y aceptación incondicional para superar todos nuestros traumas, miedos, malos recuerdos y experiencia desagradable.  De hecho, es el sufrimiento que nos enseña a ser más amorosos, humildes y agradecidos.

  1. “Hay que sincronizarse con la energía Universal”

Perfecto, pero ¿cómo lo hago? La energía Universal, El Dios (o Los Dioses en algunas religiones), la Naturaleza, etc. son realmente conceptos que usamos para hablar de lo que sentimos cuando estamos aterrizados de verdad, con claridad  mental y paz emocional. Esta sensación se puede manifestar practicando meditación y yoga, estando en la cima de un cerro ó en algún santuario, caminando por la playa ó estando en sintonía con nuestra pareja. En el fondo,  estamos describiendo un estado interior que nos ayuda a vivir en forma contenta, llena y armónica.  Sí, hay técnicas de yoga que podemos aplicar u otros métodos, pero esta “sincronicidad ” proviene de nosotros.  Además,  muchos maestros dicen que hay que “entregarse al Universo”. Más que algo místico, es el hecho mental de dejar de controlar nuestra vida (y muchas veces la vida de los demás) y relajar nuestro sistema nervioso para que todo fluya.  Es la fuerza y sabiduría de confiar en la vida y entender que somos “las pequeñas gotas en el grande sistema del océano.”

 

 

Written by Ivana Jelincic-Atkinson

Ivana se especializa en Power & Ashtanga Vinyasa Yoga, Pranayama, Meditación, Constelaciones Sistémicas Progresivas y Wellness. Ella se dedica a guiar y educar a las personas hacia su propia transformación a través de la consciencia corporal, mental y emocional. Ivana es de Croacia pero nacida en Nueva Zelanda. Su vida y experiencia profesional se extienden internacionalmente, entre ellos Canadá, Croacia, Portugal, Tailandia, Indonesia, China y Chile. Ivana se graduó en Administración y Gestión de Hotelería y Turismo, es profesora de Inglés certificada (TEFL Basic, TEFL Advanced, UDEC Blended Method, Berlitz Method Instructors’ Training) y Maestra de Yoga con certificados internacionales de Yoga Alliance (RYT 200, RYT 200, RYT 500). Desde 2016 ella sigue perfeccionándose en forma continua en Consultoría de Constelaciones Familiares y Progresivas. Desde la infancia y antes del entrar el mundo del yoga Ivana se dedicaba a la práctica y enseñanza de ballet y danza que hoy día incorpora en su enseñanza del yoga. Perfil profesional completo en http://www.linkedin.com/in/ivana-jelincic-atkinson La última de una serie de formaciones en Yoga y Pranayama cumplió en el renombrado Instituto Centered Yoga Thailand – Samahita Retreat en Koh Samui, Tailandia bajo la tutela de los maestros mundialmente reconocidos, Paul Dallaghan y O.P. Tiwari. Ivana ha pasado cinco años en Asia , donde primero trabajó en el mismo Instituto de Yoga como directora de bienestar y profesora de yoga. Después de Tailandia y en el rol de Directora de Desarrollo Empresarial, & Profesora de Yoga, trabajó para el lujoso resort Svarga Loka Ubud – Bali, Indonesia, durante su fase de pre-apertura (2013-2014). Como parte de su tarea de crear un resort de bienestar, artes marciales y yoga, tuvo que sumergirse en la práctica de Bangau Putih Silat – el arte marcial Indonés y su técnica hermana de curación, Tao Kung. También, hizo varios cursos y retiros de Meditación Silenciosa (Vipassana) y la Meditación para la Salud bajo la tutela del famoso maestro Indonesio Pak Merta Ada en su Instituto Bali Usada. En 2015, se trasladó a Beijing, China, donde enseñaba Inglés, Yoga y cursos del manejo del estrés, en las Escuelas de The Walt Disney Company y enseñó yoga en el eminente Westin Beijing (2014 -2015).Ivana blog estilo En el principio del 2016, se trasladó a Chile, donde tuvo el honor de enseñar Inglés en la Universidad de Concepción y al traslado permanente a Santiago en 2017, Ivana fundó Suvita Yoga & Bienestar. Todos estos conocimientos relativos al yoga, meditación, técnicas de respiración, constelaciones progresivas, lenguaje y bienestar están integrados en sus clases, consulta y talleres.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.